martes, 24 de febrero de 2015

CANTO AL TRABAJO

El mismo gobierno que distingue a Marcelo Tinelli como Personalidad destacada de la cultura,  el mismo que se llena la boca pregonando sus hechos culturales soporta estoicamente que se dé el denigrante tratamiento que grafican estas fotos a uno de los monumentos más destacados con que cuenta Argentina: el CANTO AL TRABAJO, obra de Rogelio Yrurtia.
Que ni en sus peores sueños debe haber imaginado que su obra serviría de alojamiento, parrilla al paso, canil y otras yerbas escatológicas. Allí aguanta el pobre canto al trabajo, meado, lleno de trapos y cacharros, totalmente a oscuras apenas anochece porque sus reflectores son un recuerdo, apenas una sombra nostálgica de la bella ciudad que perdemos a la vista y paciencia de quienes la gobiernan.
Pobre Buenos Aires.