lunes, 15 de septiembre de 2014

FICUS BENGALENSIS

El baniano (Ficus benghalensis), nombre común que comparte con otras especies del género Ficus, es un árbol endémico de Bangladés, India y Sri Lanka.
Puede crecer hasta convertirse en un árbol gigante que se extiende por varias hectáreas. Ficus benghalensis produce raíces aéreas en las ramas que crecen hacia abajo como si fueran lianas. Una vez que estas raíces llegan al suelo, arraigan y se vuelven leñosas y de soporte, se vuelven raíces fúlcreas.
Recibe otros nombres más sugerentes, por ejemplo higuera de Bengala, higuerote o higuera estranguladora. Lo de higuera se debe a que ésta también es de la familia de los ficus y lo de estranguladora a que empieza siendo epífito, es decir, apoyándose en otro árbol al que termina asfixiando. De este hecho procede también otro nombre de muchas especies de Ficus con el que se conoce en Venezuela y en otros países americanos: el de matapalo.
Descripción: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/87/Baniano_1.jpg/240px-Baniano_1.jpg
Descripción: http://bits.wikimedia.org/static-1.24wmf11/skins/common/images/magnify-clip.png
Raíces convertidas en raíces fúlcreas en un baniano (Ficus benghaliensis) que le permiten desplazarse desde su lugar de nacimiento hacia donde hay mayor provisión de luz solar. Caracas, Venezuela.
Descripción: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/a/a0/Banyan_trunc_01_in_Tirtagangga_by_Line1.jpg/240px-Banyan_trunc_01_in_Tirtagangga_by_Line1.jpg
Descripción: http://bits.wikimedia.org/static-1.24wmf11/skins/common/images/magnify-clip.png
Tronco
Esta planta es original de la India y de Ceylán (Sri Lanka). Los banianos, al igual que las distintas especies de matapalos, se reproducen  por semilla o por estaca, y a menudo se van extendiendo desde el lugar original mediante raíces aéreas que anclan en el suelo y comienzan a crecer y engrosarse hasta el punto de que se "independizan" del tronco original, logrando así "emigrar" a veces a grandes distancias, tal como se ve en la imagen tomada en Caracas. En dicha imagen puede verse como el tronco original de un baniano se inclina hacia la calle desarrollando numerosas raíces que pueden soldarse y convertirse en troncos que sirven de sostén, con lo que pueden alcanzar cierta distancia hasta llegar a un lugar donde existe un mayor grado de insolación, en este caso, la propia avenida, lejos de los edificios que hay a ambos lados de la misma. Se trata de una simple adaptación a unas condiciones ecológicas muy complejas.
Las semillas de los banianos pueden caer y crecer cerca de un árbol, a veces del propio árbol de donde proceden las mismas, y también suelen fructificar en alguna oquedad de un tronco o de una pared o roca. Poco a poco empiezan a crecer ya que tienen gran capacidad de apoyarse como epífitas en cualquier objeto que les sirva para ascender en busca de los rayos solares. En condiciones normales, el árbol crece hasta que alcanza un nivel donde consigue la mayor cantidad de luz solar, por lo cual su altura puede variar considerablemente. Por ello, donde este árbol predomina en un lugar, más que crecer en altura se van extendiendo en superficie, buscando los claros que quedan sin vegetación. Por lo general, la copa de este árbol se extiende sobre un diámetro bastante superior a su altura.

Origen del nombre común

Muchos pueblos de Asia hacen mucha vida social debajo de los banianos, pues les protege de los rayos del Sol. A través de sus raíces y ramas la gente pasea, construye templos, y pone mercadillos. De hecho, el nombre de baniano viene de los mercadillos. Los mercaderes ambulantes recibían el nombre de banianos. Como era habitual que pusieran sus tenderetes bajo estos árboles, se llegó a identificar el nombre de los árboles con el de los vendedores ambulantes