martes, 30 de julio de 2013

REUNION CON RODRIGUEZ LARRETA

El jueves 12 el Jefe de Gabinete Porteño Horacio Rodríguez Larreta, convocó a vecinos de SanTelmo para que estos presentaran sus quejas y reclamos.
Alrededor de 60 personas respondieron a la invitación y esperaron pacientemente la presencia del funcionario que llegó con una hora de retraso por los “obstáculos que presentaba la intensa lluvia”. En su presentación, RL aclaró que no se trataba de una reunión política sino que pretendía escuchar los problemas del vecindario y que las exposiciones fueran breves para que todos pudieran participar.
Comenzada la reunión, se escucharon requerimientos de mejoras en veredas que incluyan bajadas para personas con capacidades diferentes que no existen en la totalidad de las esquinas. A esto RL respondió que la reparación es obligación de los frentistas, salvo que se trate de casas abandonadas o roturas provocadas por empresas de servicios, en cuyo caso debe realizarse la pertinente denuncia para que el GCBA intervenga.
También se reclamó la urgente reparación de las luminarias del Polideportivo Martina Céspedes que hace tiempo fue solicitada sin respuesta y los chicos deben jugar futbol a oscuras.  
Una verdadera preocupación resulta la inseguridad en la zona, que varios concurrentes atribuyeron a la falta de acción de las dos comisarías jurisdiccionales sospechándose, incluso, connivencia con manteros y dealers de drogas que parecen tener fuerte presencia en los espacios públicos. RL escuchó con atención pero se manifestó impotente frente a esta situación, ya que la Policía Federal depende del Gobierno Nacional.
Aunque el tema protagónico fue la puesta en valor del Parque Lezama prevista por el GCBA que la mayoría de los presentes apoyó fervientemente, reclamando el inmediato comienzo de las obras. Se hizo hincapié en el posterior mantenimiento y control, ya que si se deja al parque nuevamente librado a su suerte, la inversión del dinero de los contribuyentes se dilapidará.
En su intervención, el Arq. Alberto Martínez insistió en la imperiosa necesidad de un plan de manejo integral para todo el Casco Histórico que de haber existido, como en cualquier país que valora su patrimonio cultural, hubiera evitado que el Lezama padezca el estado de destrucción en el que ahora se encuentra.
También pidió la palabra un grupo de no más de cinco o seis personas que se identificaron como pertenecientes a la Asamblea del Parque Lezama, quienes se manifestaron en contra de la instalación de rejas, exigiendo además, que no se elimine lo que ellos llaman “canchitas de futbol” y que permanezca cementada la fuente que en el proyecto se pretende volver a su función original. Esta intervención fue muy agresiva, tomando cada uno de ellos la palabra por varios minutos, convirtiendo sus alocuciones en gestos partidarios contrarios al PRO, enarbolando volantes donde se podía leer “No a las rejas” provocando acaloradas discusiones y abucheos por parte de los vecinos que sólo querían exponer sus reclamos respetuosamente y sin pancartas.
RL aclaró entonces, que el proyecto estaba suspendido por una ley que se pretende promulgar en  el Congreso Nacional derogando el decreto de 1997 que declara al Lezama Monumento Histórico Nacional y que en una de sus versiones pretende trasladar este espacio verde a la órbita del Gobierno Nacional. Consideró que había pocas posibilidades de que esa iniciativa prospere y que, una vez superado ese escollo,  se dará comienzo a la tan esperada recuperación del parque.
Si bien no pudieron exponer todos los presentes, se dio por terminada la reunión y RL se retiró aplaudido por algunos pocos vecinos.