sábado, 13 de octubre de 2012

ENTREGA OPINION ASOCIACION

Nos dirigimos al Sr. Ministro, en nuestro carácter de integrantes de la Asociación Civil MIRADOR DEL LEZAMA, con el fin de dejar sentada nuestra posición respecto a los lineamientos que se nos expusieran el 4.7 ppdo. respecto a la puesta en valor del Parque Lezama

Aclaramos, en principio,  que la nuestra es una Asociación Vecinal con ocho  años de lucha sobre sus espaldas, que no la direcciona ningún tipo de postura política partidaria, siendo su  principal objetivo  lograr  la recuperación y posterior conservación del agónico Parque Lezama, declarado Monumento Histórico Nacional, pieza patrimonial de excelencia pero, no obstante, sistemáticamente abandonado a su suerte por tres gestiones de gobierno porteñas.

Detallamos, por tanto, al equipo interviniente en el proyecto a implementarse, nuestros puntos de vista sobre lo que consideramos  temas de primordial importancia.


 1.    REJAS

En vistas de la  polémica  que se va generando sobre el enrejado del parque a partir de la difusión de la propuesta del GCBA con miras a la recuperación integral del Lezama, pasamos en limpio nuestra postura convencidos de que lo esencial  no pasa solo por este tema específico sino por el análisis del plan propuesto como un todo, como un programa integral de puesta en valor. Ende, decimos que nuestra adhesión al enrejado está absolutamente ligada a que  rodee el parque  en toda su extensión. Es un espacio histórico que no admite particiones de ninguna naturaleza, hecho que lo dañaría en su integralidad.
Creemos, además, que cualquier espacio que le fuera parcializado correría, inevitablemente, destino de feria o potrero, porque el “afuera de las rejas” lo convertiría en poco tiempo en tierra quemada.
En principio una reflexión - quién quiere ver un parque con rejas - ideológicamente casi nadie, tampoco nosotros.
Pero la historia vivida a lo largo del tiempo nos conduce a otra respuesta. Los que recorremos día a día sus senderos  advertimos como la mano del vandalismo ha llevado este espacio emblemático a una postración inaudita:  monumentos, estatuas, paseo de los copones,  elementos arquitectónicos  como las balaustradas de los miradores, el templete, barandas, bancos y bebederos, se encuentran semidestruidos, grafitados  y con faltantes.
Las garitas de la policía, que alguna vez existieron han sido destrozadas a piedrazos; los artefactos de luz (que iluminaban los monumentos en búsqueda de protección) rotos.  Esta realidad inobjetable muestra a las claras el desamparo absoluto que vive el Parque.
Ante  esta realidad, no vemos opción mejor que apoyar todo lo que tenga que ver con protegerlo día y noche. Si el GCBA entiende que la mejor forma es enrejarlo, sin imposibilitar en absoluto el ingreso y salida, fijando un horario de cierre más corto en verano y con accesos prácticamente similares a los actuales, reforzando esta propuesta con guardianes permanentes recorriéndolo, con iluminación suficiente, aceptamos esta propuesta como toda otra que haga a la preservación de lo que es  patrimonio histórico.
Por otro lado, desde el punto de vista espacial y visual, en el caso particular del Parque Lezama,  su topografía en barranca, su núcleo central elevado y su gran dimensión de más de ocho hectáreas, a diferencia de la mayoría de las plazas incluso parques de la ciudad, son argumentos suficientes para contrarrestar los comentarios vinculados a la sensación visual de encierro.
Entendemos que los proyectos para los espacios públicos deben dar respuesta a las necesidades de los distintos y cambiantes momentos. No reconocerlo es negar una realidad y, a la larga, hacen de la inversión un despropósito.



CAMINERÍA

Proponemos se contemple lo siguiente: que las veredas externas al Parque  -hoy de asfalto y con los canteros de los arboles en pésimo estado-  tengan un solado similar al de las caminerías internas, o sea ladrillo macizo a junta abierta sellada , y los canteros que encuadran el recinto de los arboles rematen  sus bordes sobre elevados del nivel de vereda, demarcados perimetralmente ya sea con adoquines (algunos hoy existentes) o con ladrillos semiempotrados verticalmente tratando de respetar sus raíces.
Igual tratamiento para todo el encuentro de planos verdes con la caminería interior.




FERIAS

Lugar definitivo donde se colocará ARTEZAMA –la feria artesanal histórica del parque, que hoy está limitada a unos pocos puestos en el paseo de las tipas.
Lugar definitivo que se otorgue a FERIZAMA –la feria de barato que invalida para su uso por parte de los vecinos el corazón del parque sábados, domingos y feriados-.
Entendemos que esta feria, hoy protegida por ley, debe ser ubicada en otro predio donde no contribuya, como si lo ha hecho, a la feroz decadencia del parque. El Lezama fue concebido como un parque dedicado al paseo y el juego, no a la instalación de quinientos puestos en su interior. Si es intención del GCBA preservar esas fuentes de trabajo debe proveerles de lugar donde se instalen apropiado a la actividad que desarrollan, de sanitarios adecuados (que hoy no existen), de iluminación y contralor.



SENDEROS INTERIORES

Queremos la seguridad de que no será el cemento el material elegido para los caminos del parque. Que se optará por la colocación, como se nos dijo, de ladrillos que permitan el escurrimiento de lluvias y la supervivencia de los muchos ejemplares del arbolado seriamente dañados.



ARBOLEDA

Consideramos de la más absoluta urgencia se atienda al estado de la arboleda en su conjunto, afectada de plagas, la inmensa mayoría; y en estado terminal ejemplares como el Ficus Bengalensis enrejado al lado del Museo Histórico Nacional, con claros signos de estar agonizando.
Pedimos se prevea en el proyecto la reposición de ejemplares originales faltantes, tanto en árboles como especies florales que han sido diezmados.
Un banco, una farola o cartel se renuevan: cada árbol que cae en el Lezama es parte de un legado irrepetible.



MONUMENTOS

Intervención de profesionales idóneos que ameriten formación y experiencia en la restauración de monumentos seriamente dañados. Destacamos el desguace a que está siendo sometido el Monumento a la Cordialidad Internacional, la rotura a poco ser restaurados Rómulo y Remo en la Loba Capitolina, el de Pedro de Mendoza que despojado de sus rejas es grafitado y vulnerado a diario.




PLAN DE MANEJO

Elaboración de un plan de manejo con visión global de usos y cuidados una vez concluidas las obras de puesta en valor.
Designación por concurso del puesto de Director, que obviamente requiere de un especialista en los cuidados integrales que requiere un jardín histórico
Formación de un cuerpo de guardianes o guarda parques munidos de conocimientos y autoridad en el cuidado diario del Lezama.

Pedimos, asimismo, se nos tenga en cuenta en nuestro carácter de vecinos e integrantes de una asociación civil específicamente creada para contribuir al mejoramiento y cuidado de nuestro parque, toda vez que sea necesaria opinión o intervención en los trabajos que se lleven a cabo.