lunes, 12 de abril de 2010

CARTA AL JEFE DE GOBIERNO, JORGE TELERMAN

Estimado Sr. Telerman:
esta es la segunda vez que me pongo en contacto con Ud. y, al igual que en la primera, el tema es el espacio emblemático del barrio de San Telmo: el parque Lezama.
Imagino Ud. conocerá sobradamente sus pesares, ya que es público que los vecinos, agotadas las instancias de entendimiento con la ahora legalizada feria "de barato" que lo invadió hace ya varios años y con los funcionarios del GCBA que entendían en el tema, acudimos a la justicia presentando un recurso de amparo del cual tenemos fallo a favor en lo que hace a la problemática del parque y parcialmente en cuanto a la feria, primero del juez Hugo Zuleta y luego de la Cámara de Apelaciones.
La Cámara falló en un todo de acuerdo con el juez hace ya SEIS MESES. Haciendo alarde de más paciencia que Job hemos esperado el cumplimiento de la sentencia, cosa que en un 70% no ha ocurrido. Una familia que vive hace seis años en la casilla de jardinería ahí continúa (seguramente esperando el más que probable subsidio). Las guardianes afectadas a su cuidado toman mate desde el primer minuto al último de su jornada laboral así haya un homicidio. El 60% del parque es tierra pelada y, donde se sembró césped y flores (barranca que da a Martín García) fue como tirar agua en el mar.
Las 1.000 personas -ó más- que en promedio asientan sus puestos en el corazón del parque instalando el llamado FERIZAMA?, comen, arman ranchadas, hacen sus necesidades en 2 BAÑOS (CUANDO NO ESTÁN CLAUSURADOS).
Cuando los domingos se desarma esa feria es un verdadero campo de Agramante, todo el contorno del parque queda sembrado de innumerables bolsas de consorcio una vez que la gente de Taymsa limpia ese chiquero. Ni hablar de que el parque está perdido para el vecino común los fines de semana, que es cuando quiere disfrutar de él.
El parque no está incluído en actividad cultural alguna como el resto de los demás espacios públicos, ignoramos porqué motivo. Eso sí, FERIZAMA presenta sus espectáculos a discreción hasta la hora que les acomoda.
Todo esto ya ha sido dicho hasta el cansancio en todos los medios de comunicación, destacando la absoluta indefensión del vecino que ve sacralizada la idea de que basta ser pobre (como si nosotros fuéramos terratenientes) para poder intrusar un lugar, quedarse en él, prepotear que de AQUÍ NO SALIMOS MÁS y, más aún, ver que el GCBA asiente complaciente a ese estado de cosas. Y esto viene a cuento de haber leído un lindo folleto editado por la DIRECCIÓN GRAL. DE DEFENSA Y PROTECCIÓN AL CONSUMIDOR-FERIAS Y PASEOS, que reza textualmente "encontramos en estas ferias la esencia cosmopolita que ha caracterizado a la urbe porteña con sus pinceladas europeas y americanas componiendo un espacio que va rearticulándose y generando nuevos atractivos " "se han transformado en una verdadera atracción que ningún habitante o visitante de la ciudad puede dejar de disfrutar."
Lo invito a conocer el panorama que deja en el parque ese "atractivo turístico", donde solo faltan los chanchos, el chiquero ya queda. Como muestra, un botón : todas las flores que se plantaron sobre Martín García en la apertura del Palacio Lezama fueron al poco tiempo canchas de fútbol. Las gigantografías que mostraban escenas del Bs.As. antiguo sirvieron como frontones y fueron luego destruídas y tiradas.
Este es año electoral. Y los vecinos de San Telmo nos acordaremos de hechos como los enunciados (entre otros) a la hora de emitir voto. Por de pronto, ya tenemos juntadas 5.000 firmas que avalan que no para todo el vecindario "constituye una verdadera atracción turística" sino una forma de depredar un espacio histórico caratulado APH1, por el que debieran haber velado los mismos funcionarios que permitieron postrarlo.
Atentamente,

Graciela M. Fernández
C.I. 13.879.164