lunes, 12 de abril de 2010

CARTAS AL EX DIRECTOR DE ESPACIOS VERDES

INTRUSIONES EN EL AMBITO DEL PARQUE
26 de julio de 2009

Estimado Sr. De Alzaga:
Nuevamente me dirijo a Ud. en nombre de la asociación que presido -MIRADOR DEL LEZAMA- tal como lo hiciera el 13.7 ppdo., refiriéndome en ese caso puntual al lastimoso estado que ostenta la totalidad del patrimonio arbóreo del de ese parque.
Quiero referirme ahora, esperando de Ud. una respuesta concreta que sirva para apaciguar la inquietud vecinal, al siguiente hecho que se produce en una de sus instalaciones.
Al pie de las escalinatas contiguas al Museo Histórico Nacional hay una edificación dividida en dos cuartos que en otros tiempos sirvieron para guardar herramientas de jardinería.
Pero como desde añares el Lezama es tierra de nadie en el 2001 fue intrusado por una persona que vivió allí con su familia seis largos años y pudo ser desalojada solo con la actuación de la justicia. Esa persona pudo acreditar, en una de las visitas que el juez actuante Hugo Zuleta hizo personalmente al Lezama, su condición de empleada del GCBA exhibiendo sus recibos de sueldo y manifestando que la “casita” le había sido ofrecida por personas del gremio en vistas de su precaria situación económica (flagrante caso de un “ñoqui, ya que nadie vio nunca cumpliera tarea alguna).
Copio al respecto parte de la sentencia judicial:
1. Proceder al arreglo de la bomba hidráulica y del sistema de riego.
2. Completar el césped faltante.
3. Reparar el sistema de desagüe pluvial.
4. Disponer la apertura e higiene de los baños durante todos los días de la semana.
5. Disponer la presencia diaria de, por lo menos, dos guardianes en el Parque.
6. Rellenar con tierra el cableado eléctrico que se encuentra a la vista en el sector del "Patio de las Estatuas".
7. Reponer la arena faltante en el sector de juegos de niños, reparar las hamacas y sube y baja a fin de que se encuentren en condiciones de ser utilizadas por los infantes y ajustar las rejas que rodean tal sector.
8. Establecer un sistema de cableado eléctrico a través de postes de luz a fin de que los cables de tensión que alimentan a la feria artesanal ubicada dentro del Parque se encuentren fuera del alcance de los transeúntes y sin contacto con los árboles o suelo del lugar.
9. Asimismo, deberá cercarse el tablero eléctrico de donde surgen dichos cables.
10. Tomar las medidas necesarias y conducentes a efectos de recuperar para su uso propio la casilla de jardinería que se encuentra actualmente ocupada como vivienda por la Sra. Elvira Marcotigiano y su grupo familiar.
11. Limpiar y reacondicionar el área cercada lindante al Museo Histórico Nacional en el que se encuentra cercado el espécimen de "Ficus de la India". Para ello, deberán retirarse todos los elementos que se han introducido dentro del área cercada y tomar las previsiones del caso a fin de que el ingreso al sector sea controlado exclusivamente por personal autorizado por el Gobierno de la Ciudad, evitando su apropiación por particulares.
12. Asimismo, deberá —por medio de los organismos públicos que se estimen adecuados para la tarea— proceder a vacunar y desparasitar los gatos que habitan allí.
Destaco que esta persona vivió allí carente de agua y energía eléctrica durante esos años. Debimos acostumbrarnos a contemplar la rutina matinal del vaciado en las barrancas del parque de los recipientes que utilizaban para fines varios -agua jabonosa, orines, lavado de platos-, al enganche de cables para iluminarse, etc.
Hoy, al parecer -y digo al parecer hasta que se nos certifique que efectivamente es así- ese espacio está nuevamente ocupado, esta vez por una persona que ha obtenido “permiso” de alguien para utilizarlo como vivienda. He visto personalmente que está siendo pintado (siendo que no hay refacciones de esa índole) y varias personas que lo ven ahí continuamente aseguran que vive en forma permanente.
Seguramente es ocioso destacarle que la ocupación de cualquier espacio verde (valga como ejemplo la plazoleta Cecilia Grierson , perdida para los vecinos y sede desde hace más de 15 años de un grupo familiar que reclama una vivienda o el precio que ella signifique para desocuparla) dicen que una vez clavada la pica en Flandes es muy pero muy difícil recuperar lo cedido.
Lo hemos dicho mil veces y continuaremos repitiéndolo aunque pareciera que la nuestra es una voz en el desierto. El Lezama es MONUMENTO HISTÓRICO NACIONAL. La feria que todos los fines de semana lo ocupa, desde hace siete largos años, lo hace por medio de permisos que jamás podrían superar la categoría jurídica de una ley nacional. Los efectos de esa feria son bien palpables en el tremendo deterioro que sufre un espacio sometido no a uso sino a abuso, en abierta competencia con el comercio barrial -vayan como muestra las dos bicicleterías cerradas sobre la calle Defensa , que no tenían más a quien alquilar sus rodados porque más de la mitad del parque está ocupado todos los feriados y fines de semana. No tiene baños. Sus monumentos han sufrido todo tipo de deterioros y mutilaciones. Como una presa herida, el parque sirve para que cualquiera haga lo que le de la real gana, sin pena a la vista.
Encarezco su intervención para saber con veracidad, en medio del fárrago de problemas que aquejan al Lezama, si efectivamente alguien ha tomado, una vez más, sus instalaciones para cederlas como vivienda porque, caso que así fuera, solicitaremos nuevamente la intervención judicial para pedir su desalojo.
Agradezco de antemano la atención prestada a lo expuesto.
Saludos cordiales.
GRACIELA M. FERNANDEZ (en representación miembros de MIRADOR DEL LEZAMA)



INFORME SOBRE EL ESTADO DE LOS OLMOS,
13 de Julio de 2009

Tengo el agrado de dirigirme a Ud. en mi carácter de presidenta de la Asociación Civil MIRADOR DEL LEZAMA, efectos de puntualizar las graves falencias sufridas por el patrimonio arbóreo del parque del mismo nombre.
Formo parte de un grupo de vecinos que hace cinco años batalla tratando se atiendan las consecuencias de la desidia con que es tratado -a todos los niveles- un espacio verde que es MONUMENTO HISTÓRICO NACIONAL. Podría extenderme en las consecuencias de haber permitido lo invadiera una feria de barato que invalida su uso los fines de semana y feriados sometiéndolo no a uso sino a abuso. De la clausura al parecer definitiva de sus baños por el colapso de cañerías de muchos años. Del lastimoso estado de sus monumentos, particularmente el de la Cordialidad Internacional por el que hemos interpuesto una protesta en Defensoría de la CABA y puesto en conocimiento a la Embajada de la República del Uruguay, que fue quien la donara a nuestro país.
Pero la principal queja que motiva este mensaje es el estado de su arboleda, aquejada de plagas de todo tipo. Hace ya casi cinco años cuando el Juez Hugo Zuleta emplazó a raíz del recurso de amparo que presentamos (y ganamos, incluso después de apelaciones varias, en Cámara) a Espacios Verdes a hacer su descargo el Ing. Carlos Anaya hizo un largo y meduloso informe del estado de la misma, de donde se desprendía que necesitaba atención inmediata. Fuera de retoques cosméticos nada se hizo en profundidad para proteger árboles centenarios. Desde entonces han caído cinco árboles, entre ellos dos olmos del paseo que lleva ese nombre, una inmensa rama del ombú aledaño al Museo Histórico nacional y varios otros en distintos lugares del parque, vaya uno a saber por que causas.
En el mes de febrero envié al Ing. Anaya un mensaje alertándolo del estado en que se encuentran los olmos.



Se encuentran atacados por un insecto que se denomina vaquita del olmo (Xantogaleruca luteola).
Los adultos agujerean las hojas y las larvas se alimentan del mesófilo de las mismas adquiriendo éstas un aspecto de tul.
Hoy probablemente estén en estado de pupa.
El daño está hecho y la tendencia es la defoliación; para frenar el daño la alternativa en este momento es hacer una pulverización de las hojas y tronco con clorpirifós 48% al 1 por mil, combinado con acefato al uno por mil ó imidacloprid a 0,5 por mil.
Es una plaga que ataca todos los años a esta especie y es perfectamente evitable realizando tratamientos preventivos en tronco en primavera, a partir de la expansión foliar.
Ing.Agr. Carlos R. Anaya


Le copio su respuesta:

Por las fotos que le envío es fácil deducir que siguen en el mismo estado que hace cinco meses.
El resto de las fotos aluden a los árboles en barrancas, que se están descalzando debido al constante deslizamiento de tierra sin contención.
Esta es solo una de las numerosas causas que aquejan a lo que es un patrimonio vegetal de imposible reposición una vez que, vencido, lo vemos caer. Hemos hecho una comparación al día de hoy con el plano que Espacios Verdes confeccionó hace trece años y se ha perdido una impresionante cantidad de arbustos y árboles. Cuando en noviembre pasado la Arq. Ana María Ricciardi nos impuso del proyecto de puesta en valor creímos tocar el cielo con las manos.... pero la puesta en valor pareciera estar aún en agua de borrajas y sería muy conveniente que si algún día llega no encuentre el que fue, con mucha probabilidad, el parque más bello de Buenos Aires convertido de una buena vez en un páramo polvoriento.
Confío en su intervención.
Saludos cordiales,
Graciela Fernández